Pilates: no más excusas!

Pilates: no más excusas!

¿Hay manera mejor de empezar el año que haciendo Pilates? ¿Sabes cuáles son los beneficios de esta disciplina que activa tu cuerpo y también tu mente? En Hygge Pilates by Antonio León queremos introducirte en este método para que conozcas sus puntos clave y acabes haciendo de él, un hábito

En nuestra vida cotidiana, uno de los elementos más determinantes a la hora de organizarnos es la capacidad de desarrollar hábitos que nos permitan realizar nuestras actividades de la mejor manera posible. Y eso es lo que buscamos desde nuestros estudios de Hygge Pilates, que esta disciplina se convierta en un hábito que llegues a practicar un ratito cada día, sin importar el lugar en el que estés.

Si observamos el estilo de vida que se lleva a cabo en la mayoría de las grandes ciudades del mundo, nos damos cuenta de que en ellas no hay tiempo para el descanso. Incluso el ocio debe estar programado. Este ajetreado estilo de vida ha sido organizado inconscientemente por la sociedad a partir de numerosos hábitos que ayudan a crear un orden. Para encontrar este momento de bienestar, descanso y poder disfrutar del Hygge, qué mejor recomendación que practicar Pilates. Encontrar un momento para ti en el que puedas disfrutar de esa conexión entre cuerpo y mente al tiempo que entrenas todo tu cuerpo.

Los hábitos son los que nos obligan a actuar siempre del mismo modo y a horarios más o menos similares. Desarrollar costumbres es importante para el crecimiento humano. A continuación, te proponemos 6 consejos que funcionan para dichos hábitos y mantenerlos:

– Empezar poco a poco, una o dos sesiones a la semana

– Fuera excusas: definir un plan

– Crear recordatorios y avisos

– Crear rituales

– Controlar el progreso

– Celebrar tus logros

Seguro que muchas veces queremos introducir nuevas rutinas en nuestro día a día y no sabemos ni por dónde empezar. Otras, esperamos a sentirnos motivados para empezar pero ese momento nunca llega o dura poco. El problema es que la motivación viene con la acción y no al revés. Hemos de crearla y cuando desaparece es un síntoma de que algo estamos haciendo mal (o bien nos proponemos objetivos muy grandes, llevamos a cabo una mala planificación, no tenemos claros los “por qué”…). La motivación se construye mientras actúas y no antes.

Cambiar nuestros hábitos, introducir nuevas rutinas y hacer que estas sean permanentes, es posible. El factor clave es la repetición. Iniciar nuevas rutinas requiere fuerza de voluntad y automotivación, hasta que podamos convertirlas en hábitos y entonces nos resulte mucho más fácil.

Así que ya sabes: nunca es tarde si la dicha es buena! Nunca es tarde para iniciarse en el método Pilates y/o nuestro programa de Entrenamiento Funcional.

No lo dudes y sorprende a tus seres queridos con nuestras tarjetas regalo para que puedan iniciarse en alguna de nuestras actividades. Pásate por nuestros estudios y conoce toda nuestra oferta.

Escribe un comentario

Abrir chat
Powered by