¿DEBO USAR MASCARILLA DURANTE LAS CLASES DE PILATES?

¿DEBO USAR MASCARILLA DURANTE LAS CLASES DE PILATES?

Llevar una mascarilla para frenar la propagación de COVID-19 es un tema candente en estos días. Tras no recomendar inicialmente que todo el mundo se pusiera una mascarilla, el Ministerio de Sanidad ha hecho obligatorio el uso de las mascarillas en la vía pública, en espacios al aire libre, espacios cerrados de uso público, o abiertos al público, siempre que no sea posible mantener la distancia de seguridad.

¿Qué significa eso para los propietarios de estudios de pilates, los profesores de pilates y los clientes?

Mientras que cada profesor y practicante de Pilates debe decidir por sí mismo si usar o no una mascarilla en el estudio, hemos proporcionado algunos elementos de reflexión que pueden ayudarte a tomar la mejor decisión para tu salud, tu estudio y tu práctica de Pilates.

Junto con la práctica del distanciamiento social (mantener dos metros de distancia en todo momento), el lavado frecuente de manos y evitar tocarse la cara, el uso de una mascarilla puede ayudar a disminuir la transmisión de COVID-19. A diferencia de las tres primeras acciones, usar una mascarilla no se trata tanto de protegerse del virus sino que es una manera de ayudar a prevenir la propagación del virus a otros en caso de que estés infectado pero no muestres síntomas (siendo «asintomático»). Aunque las investigaciones sugieren que el uso generalizado de una mascarilla ayuda a reducir el número de transmisiones, una mascarilla también envía un mensaje de que «estamos todos juntos en esto». Una mascarilla proporciona una clara señal visual de que te estás tomando en serio tu propia salud y la de los demás. También sirve para ayudar a normalizar el uso de la mascarilla, lo que podría tener el efecto de animar a aquéllos que se han resistido a usar una mascarilla a empezar a cumplir con la petición del Ministerio de Sanidad, por el bien de todos.

¿Se puede hacer ejercicio con una mascarilla? ¿Y deberías hacerlo?

Hay mucha preocupación por los corredores sin mascarilla y los ciclistas que hacen circular en el aire gotas cargadas de virus, pero los expertos están de acuerdo en que el riesgo es bajo si estás fuera y te cruzas brevemente en el camino de un deportista sin mascarilla. ¿Y qué hay del Pilates? Las sesiones de Pilates tienden a tener lugar en espacios pequeños y cerrados. Aunque la mayoría de los practicantes de Pilates no soplan y resoplan como lo hacen los corredores, la respiración profunda es fundamental para la prácticaExprime cada átomo de aire de tus pulmones hasta que estén casi tan libres de aire como lo está el vacío», escribió Joseph Pilates en su libro Return to Life Through Contrology). Un brote inicial de COVID-19 se ejemplifica con un ensayo de un coro. La misma respiración poderosa que permite a los cantantes proyectar sus voces a larga distancia resulta ser muy eficaz para la propagación de gotas respiratorias en aerosol. A medida que el verano se va acercando, existe el peligro añadido que supone el aire acondicionado, que recircula las gotas respiratorias. Si es posible, las ventanas y puertas de los estudios deben dejarse abiertas para permitir la circulación de aire fresco. En un espacio bien ventilado con poca gente, el riesgo tanto para el profesor como para el alumno es probablemente bajo. Aún así, los clientes de Pilates tienden a ser personas de la tercera edad, lo que significa que se consideran de mayor riesgo para contraer el virus.

Enseñar durante esta pandemia es una verdadera prueba de la habilidad e intuición de un instructor. El distanciamiento físico significa no tocar por lo que no hay señales táctiles, sólo verbales. El uso de una mascarilla agota aún más el conjunto de herramientas del profesor. La expresión facial juega un papel importante en la indicación y el estímulo de los clientes, y es más difícil ver si la mitad inferior de nuestra cara está cubierta por una mascarilla. Otra preocupación es que una mascarilla puede dificultar la voz del instructor. También hay problemas de comodidad con las mascarillas, cualquiera que haya dado una caminata rápida con una mascarilla sabe que las mascarillas se humedecen y empapan rápidamente. Probablemente, serás más consciente de su respiración mientras usas una mascarilla, especialmente si es la primera vez. Algunas personas comentan que tienen problemas para respirar con una mascarilla. Dependiendo del material, las mascarillas pueden tener un olor desagradable o poco familiar al que hay que acostumbrarse.

Otro obstáculo para usar una mascarilla es el mental o emocional. Un centro de Pilates es un lugar para practicar la autoconciencia. La sesión de Pilates está pensada para hacerla una o dos veces durante la semana, en la que el cliente puede centrarse en sí mismo y olvidarse del mundo exterior. Eso es difícil de hacer si todo el mundo lleva mascarillas. Por todas estas razones, no todos los clientes se sentirán cómodos en volver a nuestros estudios en estos momentos. Algunos profesores y clientes pueden decidir que por el momento, es menos estresante para todos quedarse en casa y hacer la sesión a través de Zoom o una plataforma similar. Y esto está bien. Probablemente se desarrolle una vacuna en algún momento y las personas tengan más confianza en volver al estudio, cabe la posibilidad de decidir seguir con las clases online o probar la combinación de las mismas.

Asumiendo que planeas usar una mascarilla mientras enseñas o practicas Pilates, ¿qué tipo de mascarilla deberías usar?

Debido a que las mascarillas de grado médico o N-95, FFP2, FFP3 son escasas, el Ministerio de Sanidad ha solicitando que sean reservadas para aquellos que están en la primera línea de la pandemia. Las mascarillas de tela son fáciles de encontrar en Internet, y los fabricantes de ropa ahora las venden junto con su gama habitual de productos. Se pueden encontrar cerca de las líneas de caja en tiendas de venta al por menor y supermercados. Son fáciles de hacer en casa si se tiene una máquina de coser, con patrones disponibles en Internet. Si no tiene a mano una aguja, puede pedirle a su costurera que le haga algunas con cualquier tela extra que tenga en casa.

Cualquiera que sea el material, es importante que se ajuste bien. La mascarilla debe llegar hasta el puente de la nariz y extenderse por debajo de la barbilla. No debe haber ningún hueco alrededor de tu cara; una mascarilla con lazos ajustables permitirá un ajuste perfecto. Usa una mascarilla nueva cada vez que salgas. Las mascarillas quirúrgicas de papel son de un solo uso, mientras que una mascarilla de tela debe durar mucho tiempo. Tal vez quieras invertir en algunas cubiertas de tela lavables a máquina para que siempre puedas usar una limpia, especialmente si la usas para hacer ejercicio.

El resultado final es que usar una mascarilla es una práctica amable y generosa que protege a otras personas de la propagación de un virus peligroso. Hasta que no haya una vacuna segura y efectiva para el COVD-19, las mascarillas son una de nuestras mejores defensas. Si eres dueño de un estudio, tendrás que decidir con qué te sientes cómodo, con qué se sienten cómodos tus clientes, y qué política resultará para una sesión segura, efectiva y eficiente. Ya que a todos nos vendría bien un poco de ánimo en estos tiempos tan difíciles.

Texto publicado por Alison Manheim en www.pilatesanytime.com

Comments ( 2 )

Escribe un comentario

Abrir chat