¿Por qué algunas personas tienen dificultades para perder peso?

¿Por qué algunas personas tienen dificultades para perder peso?

Hago mucho más ejercicio que lo solía hacer… entonces, ¿por qué no puedo perder peso?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que nos suelen hacer en nuestras clases de entrenamiento funcional en HYGGE. Detallamos algunos factores que dificultan la pérdida de peso y que no afectan por igual a todas las personas.

1º Genética

No podemos librarnos de nuestros genes. Algunos científicos consideran que la genética determina en gran medida el peso corporal y que cualquier esfuerzo para reducirlo de forma duradera es poco eficaz, fuera de los estrechos márgenes de los rangos que los genes determinan. Otros científicos argumentan que la genética influye significativamente sobre el peso corporal, pero que no es el único factor determinante. Si no, ¿cómo podrías explicarte que haya personas que han perdido cincuenta kilos y que hayan podido mantenerlo durante décadas?

2º Compensación homeostática

Esto suena más complicado de lo que es en realidad. La idea es que el organismo posee un punto fijo en el que establece su peso y los intentos para modificarlo provocan compensaciones en el propio cuerpo que los contrarrestan, ralentizando en gran medida la pérdida. Provoca lo que se denomina la reducción del rango Metabólico en Reposo (RMR).
Comer menos de forma persistente disminuye el rango metabólico en reposo (RMR), el efecto térmico de los alimentos (ETA), el coste energético del movimiento por la pérdida de peso, la actividad de termogénesis sin ejercicio (ATSE; postura, de movimientos de quietud) y las hormonas de saciedad (por ejemplo, la leptina, la insulina y la colecistoquinina), mientras se incrementan las hormonas del hambre (por ejemplo, neupectidos y grelina).
Además, algunas investigaciones demuestran que, cuando se comienzan a realizar ejercicios con regularidad, a menudo se incrementa la ingesta de alimentos y se disminuye la actividad física durante el resto del día.
En otras palabras, el resultado de comer menos lo compensan tanto el metabolismo como las respuestas de la conducta, que se combinan con el trabajo de adelgazar.

3º Hormonas

El sistema neuroendocrino (cerebro, sistema nervioso central, Hormas) tiene una función importante en la regulación del hambre y de la saciedad. Comer provoca liberación de hormonas en el cerebro, el intestino, páncreas, hígado y otros órganos, que generan una rica mezcla de señales que influyen en las sensaciones de hambre y saciedad.

También frenan la pérdida de peso:

1.- El estrés
2.- Los efectos secundarios de algunos medicamentos
3.- Pérdidas de sueño
4.- El incremento de la eficacia del almacenamiento de grasa.
5.- Un entorno obesogénico (alimentos al alcance con muchas calorías, estilo de vida sedentario.)
6.- Cambios en la composición de la dieta.

Pero no todo son malas noticias, una alimentación adecuada y hábitos saludables de vida son las reglas de oro para un buen estado físico y emocional. , Además, independientemente de todo el proceso que conlleva a perder peso, la práctica regular de ejercicio reporta otros beneficios:

1.- Mejora tu autoestima
3.- Reduce estrés
4.- Provoca un efecto antidepresivo y ansiolítico
5.- Mejora la actividad cognitiva
6.- Mejora el autocontrol y disciplina

¿Cómo podemos ayudarte? En HYGGE no solo queremos que te veas bien, sino que te sientas bien y que tu entrenamiento sea parte de tu día a día. Si aún no te has animado a mejorar tus hábitos, te invitamos a que pruebes una sesión de entrenamiento funcional y trabajaremos juntos para mejorar tu salud a través de la actividad física y la filosofía HYGGE.

Abrir chat